Sobre las Leyendas


Parroquia de Rio Tigre

Su inicios se registran cerca del año 1920, por el sacerdote Apostólico Agustín María León.

Nacido en Paute, el 7 de Agosto de 1868. Muy joven ingreso al Convento Máximo de Santo Domingo de Quito y se hizo sacerdote. En 1896 entró en la selva y se hizo misionero.

Le ofreció a la Virgen de Pompeya estar en la selva durante 15 años, en homenaje a los 15 Misterios del Rosario. Promesa que no la cumplió, porque consagro toda su vida al servicio de los pueblos amazónicos. Se dice que llevaba un reloj para ponerse en oración hasta en las canoas.

Por la noche, a la luz de los cocuyos, terminaba de rezar a las horas Canónicas.

Hombre puro, humilde y sencillo. Se acercó tanto a los indígenas que los amó hasta el fin de sus días. Fue un ejemplo de amor y de entrega. Murió en la ciudad de Ambato, en Julio 27 de 1953.

Luego de presidir una reunión en Juanjiris (Andoas-Montalvo), partió con rumbo a Rio Tigre hacia la frontera, acompañado de unas cuarenta familias Zapara y Kichwa, con la finalidad de crear un nuevo pueblo al que le llamaron Santo Domingo de Rio Tigre.

 En el transcurso del mismo año, llegó un señor de apellido Borbúa, con el nombramiento de Teniente Político del lugar. Él, junto con el Padre León, entregaron la vara de Kuraka a Eustaquio Tapuy y la de capitán a Joaquín Panduro. Estas autoridades indígenas debieron construir las primeras edificaciones para el establecimeinto definitivo. En esa época, por los conflictos con el Perú se volvía necesario formar pueblos, o al menos demostrar la posesión efectiva.

CREACIÓN

Según documentos oficiales, Rio Tigre fue creada el 5 de enro de 1921, esta fue publicada en el Registro oficial No. 96. El texto oficial reza de la siguiente maneras “……. La Jefatura de Pastaza, estará conformada por las parroquias Mera y Puyo que será la cabecera con sus parroquias Canelos, Andoas, Sarayaku, Río Tigre, Corrientes y Huasaga”.

SOBRE LAS LEYENDAS

Son historias que han sido contadas de generación en generación, los abuelos hacia los hijos.

Historias que son construidas desde el imaginario de los aldeanos y también desde sus costumbres y realidades, esta recolección de leyendas es una contribución para la cultura del mundo e intenta preservar tan valioso patrimonio para las actuales y futuras generaciones.