Creación de los astros (Parte I)


Creación de los astros Parte I

 

La luna

Cuentan los viejos sabios de la selva, que en los primeros días de la creación, cuando empezó a correr el agua y florecer mil colores en el bosque, una mujer vivía allí con sus dos hijos, dos pequeños muy simpáticos y risueños, era una linda mujer y un valiente varón.

 La vida de esta pequeña familia transcurría con absoluta normalidad, todos ayudaban a la siembra de hortalizas y tubérculos, la cosecha nunca dejaba de ser abundante, la selva les proporcionaba de todo lo que necesitaban para subsistir.

El tiempo transcurría, los dos hermanos crecieron, estaban ya jóvenes, sus cuerpos eran sanos y atléticos.

El varón empezó a buscar una compañera y no se le ocurrió otra cosa que molestarle a su hermana, todas las noches, el muchacho sigilosamente ingresaba a la choza donde ella dormía, en la obscuridad la empezaba a cortejar, esto ocurrió durante varias semanas y ante las pretensiones de amor, la chica sin saber que era su hermano, accedía a los encuentros de amor.

Luego de algunos meses, la chica sintió que en su vientre estaba creciendo un bebé, muy contenta pero a la vez desconcertada pensó: -quién podrá ser el enigmático visitante- y pensó aquella noche cómo podría descubrir quién era el padre de su bebé, lo que la dulce chica sospechaba era que fuera su propio hermano.

La joven ocultó el embarazo a su familia, había decidido que nadie lo sabría hasta saber quién es el padre de su hijo, solo ahí, revelaría su maternidad.

 Una tarde, la joven regresó del bosque con unas ramas de huito en sus manos, tomó un tiesto y las aplastó, el líquido que se escurrió de las plantas, lo recogió y preparó con él, un colorante natural de color negro, ella pensó para sus adentros: -Esta noche, cuando llegue mi pretendiente a visitarme, le untaré en el rostro el colorante que he preparado, al día siguiente, sabré quién de todos es el padre de mi hijo cuando salga la luz del sol, -.

En la noche, colocó el tiesto muy cerca de ella, estaba a punto de quedarse dormida después de su día de trabajo. La noche empezó a silenciar a todo ser que rondaba por el bosque, solo los insectos y búhos se quedaron cerca como guardianes de la noche.

El hermano de la joven esperó a que todos estén dormidos, cuando el lobo dio el aullido de media noche, él salió de su choza sin hacer ruido, llegó silenciosamente a la choza de su hermana, ella estaba aún despierta, sintió la llegada del misterioso visitante y acercó el tiesto donde estaba el colorante.

Mientras él ingresaba, ella tomó en su mano una buena cantidad de huito, sin que se diera cuenta, ella le abrazó y acarició su rostro suavemente dejándole embarrado de huito.

El joven sintió el frío de la crema que le  fue untado en el rostro, no se sentía bien, intentó limpiarse pero hizo que la extraña masa se esparciera más por todo su rostro, así que mejor salió de la choza y se fue a la suya.

A la mañana siguiente, la muchacha salió muy temprano a recorrer la aldea, miraba a todos trabajar, surcar la tierra, acarrear agua, pero ninguno de ellos tenía el rostro pintado.

El hermano de la joven, no se encontraba en la aldea, la madre se dio cuenta que se había quedado todo el día escondido en su choza, muy preocupada le preguntó a su hija: ¿Por qué tu hermano no ha salido?, ¿acaso estará enfermo?.

La madre preocupada, caminó en dirección a la choza de su hijo, él tapaba su rostro con sus mantas, todo el día no salió, la madre, con cierta frecuencia le  llevaba alimento para intentar mirarle, ella pensó que se había golpeado en el bosque, cuando lo llamaba, él solo le enseñaba  sus manos y no se dejaba mirar el rostro.

El muchacho, mientras se ocultaba, recordó que los únicos que podían ayudarle eran los peces, el río estaba muy cerca de la aldea, el bocachico y las carachamas, eran su única esperanza, si lograba llegar al río, ellos lamerían su rostro, el huito se desvanecería y el podría regresar a la normalidad.

Escondido varios días, buscó el mejor momento para salir, cuando pudo hacerlo, corrió en dirección al río, nadie debía mirarlo, cuando llegó, se sumergió en las profundidades, los peces al percatarse de su presencia y al percibir el huito en las aguas, se le acercaron y empezaron a lamer el rostro del muchacho.

Luego de algunos minutos, volvió a salir a la superficie para que nadie sospechara nada, tomó el sendero hacia los cultivos, quería recibir los rayos solares para secar su cuerpo, pero no se percató si su rostro estaba totalmente limpio o aún seguían rastros de pintura.

El astro sol calentaba el día, ningún otro ser de luz habitaba en el firmamento, ni siquiera en las noches, solo el sol gobernaba los altos cielos.

Cuando llegó a las chacras, tomó un carrizo, se sentó y pasó algunas horas elaborando una fina flauta, nadie aún lo había visto.

La madre de los jóvenes, todos los días visitaba la chacra en búsqueda de alimentos, los guardaba en un canasto y luego regresaba a la aldea para preparar los alimentos a sus hijos.

Antes de que regresara la madre a la aldea, su hijo, se le acercó y le dijo: -Mamá, quiero pedirte que levantes la mirada al cielo, únicamente cuando escuches una música especial-, la madre miró el rostro de su hijo con algunas manchas negras, no le dijo nada y más bien aceptó lo que le pidió su hijo, pero pensó: ¿Qué le pasaría a mi hijo en su rostro y por qué me estará pidiendo esto?

Llena de intriga, la madre terminó de cosechar los alimentos y regresó a la aldea donde estaba su hija, las dos mujeres pasaron todo el día juntas, pero la madre no dejaba de pensar en su hijo.

Al siguiente día, nuevamente en la chacra, mientras la madre cosechaba, logró escuchar un ruido ensordecedor que le llenó de desesperación, era muy similar al llanto de los bebés, el sonido curiosamente provenía de la choza donde estaba su hija.

La madre corrió hacia la aldea y encontró a su hijo cerca de la choza con muchas aves a su alrededor, las aves estaban simulando el sonido de los bebés y el joven estaba con la mirada perdida.

Las aves empezaron a desaparecer en el cielo, el muchacho regresó en sí y le dijo a su madre: -Mamá, mañana quiero que llegues a la chacra y levantes tu mirada al cielo justo a las doce del día, a esa hora escucharás una dulce melodía-.

La madre preocupada, le preguntó a su crío: -Hijo mío, esta es la segunda vez que tú me dices cosas raras, ¿está pasando algo?, el hijo antes de que terminara de hablar la madre, ya se había ido.

Al día siguiente, la madre fue a la chacra, la noche anterior no había podido dormir intentando descifrar qué estaba pasando con su hijo, esperó a que sean las doce del día, justo a esa hora, armoniosas melodías empezaron a sonar de la flauta que construyó el joven, las melodías eran por demás sublimes y se esparcían por toda la selva.

La madre, levantó su mirada al cielo y pudo ver a las aves que habían estado haciendo ruido el otro día, llevaban consigo una gran nube blanca, parecía un gran trozo de algodón sujetada por simpáticas aves, todas formaban un círculo y con su aleteo controlaban la gran nube.

El muchacho estaba oculto en un rincón, él seguía interpretando sus melodías con su pequeña flauta, cada vez salían composiciones inimaginables; la madre sintió temor porque no encontraba a su hijo cerca y decidió ir corriendo hacia la aldea en búsca de él, cuando llegó a la aldea, no  encontró a su hijo.

Los pájaros empezaron a descender, cuando estaban cerca de topar el suelo, invitaron al muchacho para que se subiera a la nube, él subió y se sentó, las aves empezaron a  llevarlo hacia los cielos y él seguía interpretando toda una sinfonía musical.

La magia de aquellas melodías, lo envolvía todo a su alrededor, él parecía haber perdido el sentido; cuando llegó a lo más alto del celeste cielo, el sol se ocultó y empezó a obscurecer.

Los espíritus encantados por la sinfonía musical, estaban rondando el lugar y habían visto todo lo ocurrido, a ellos les pareció bien que el cielo en las noches mantenga una sinfonía permanente, entonces decidieron darle vida al firmamento, con luz y música celestial,  mientras seguía ascendiendo, los dioses empezaron a transformar al flautista en una hermosa y grande luna.

Desde entonces, existe luz y melodía en la obscuridad de la selva, fue el primer astro sobre la noche infinita, si miras con detenimiento a la luna, seguro observarás que tiene manchas negras en su interior, es la única evidencia que tiene la joven embarazada y el secreto lo guarda celosamente en su interior, ella es la única que sabe en el bosque, quién fue el padre de su hijo…

 

@Copyright 2012

7 comentarios sobre “Creación de los astros (Parte I)

  1. PENSAMIENTO SOBRE LA NATURALEZA
    Ecuador con una riqueza natural sin comparación, esperanza de vida humana y animal, hacemos de ella una forma de explotación para el progreso de los pueblos, cuando no es así, empecemos primero a plantar árboles para descubrir el valor de la naturaleza.

  2. Increible! una historia realmente magestuosa.
    Al finalizar la Historia, tuve una sensacion muy linda cuando decia de las manchas negras de la luna, porque siempre me he preguntado el por que de esas mancha. Me encanto.

  3. Es una historia muy interesante…. y me gusta mucho por que habla sobre la selva, esta istoria hizo que no perdiera el interes cuando la leila.
    me gusta su interaccion entre la naturaleza y las personass que avitan en ello.
    es muy constructivo.

  4. Muy hermosa la historia y me parece muy interesante conocer las raíces culturas y la mentalidad de estas personas. Pienso que deberían existir mas bloggs como estos que permitan conocer la riqueza que tiene nuestro Ecuador.

  5. Was nice reading competence mui da understand one of the many legends of the moon, the only thing is the problem in the story were half brothers something difficult to understand, but estubo mui linda.

Deja un comentario, muchas gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s