Aparecieron los insectos


Aparecieron los insectos

Al inicio de la creación de la selva, las personas se diferenciaban de los animales porque tenían el privilegio de hablar con los espíritus que se reunían en los árboles grandes y frondosos.

A los espíritus, en ocasiones, también se los encontraban en las fuentes cristalinas o personificados en animales extraños e incluso se los veía emerger desde las entrañas de la tierra como espíritus humeantes.

Los espíritus del bien, eran capaces de otorgar a los hombres poderes especiales para que puedan alcanzar la purificación total de su cuerpo, de su mente y de su espíritu.

Los espíritus malvados, a diferencia de los buenos, tenían poderes para atraer enfermedades, atraían a los animales peligrosos, confundían a las personas y sembraban la desunión entre los aldeanos.

Un espíritu malvado en especial, tenía el poder de convertirse en lo que el deseaba, generalmente se transformaba en otra persona u animal copiándolo idénticamente, todas y cada una de sus facciones, los aldeanos nunca distinguían la diferencia.

Este espíritu maligno, buscaba personas para devorarlas, su búsqueda la hacía en las noches, cuando los aldeanos llegaban cansados a sus chozas.

Una obscura y fría noche, el espíritu maligno, decidió ir hacia el poblado más cercano, cuando llegó, divisó a una familia muy numerosa, los pequeños corrían por la casa alborotando.

El espíritu estaba hambriento, sin hacer ruido se acercó mientras se iba transformando en la figura del padre de aquel hogar, para confundirse entre ellos y burlarlos.

El padre verdadero, coincidencialmente, había salido  de cacería en búsqueda de alimento para sus hijos y su esposa.

Aquel día cayó una fuerte ventisca, los animales se habían ocultado, el cazador por más esfuerzo realizado, internándose en la espesa selva, no consiguió alimento y tuvo que regresar a su casa antes de lo previsto, su familia no esperaba su regreso sino hasta después de dos días.

El espíritu tomó la forma exacta del padre, se acercó hacia la aldea,  ingresó en la casa de la familia, nadie en la aldea había notado el cambio, ni siquiera su propia familia, el espíritu ingresó, saludó a los niños y a la mujer de la casa, se dispuso a pasar la noche en aquel lugar, él pensó: -cuando todos estén dormidos, me los comeré uno por uno-.

Entre tanto, el padre verdadero, empezó la caminata de retorno hacia la aldea, no esperaban su regreso, a buen paso y bajo la torrencial lluvia, pudo llegar hasta la aldea.

Desde lejos, identificó que había un hombre en su casa, se acercó sigiloso, con sorpresa vio que era su propia figura, se asustó y guardó silencio, pensó en la seguridad de su familia, sabía que el espíritu maligno de la selva había ingresado a su hogar y supo que su intención sería comerse a su familia.

Se quedó fuera de su casa en silencio, un hijo de él, atraído por los sonidos de las ranas y las luces de las luciérnagas, salió de la choza para jugar, cuando estuvo fuera, el padre lo llamó y el niño se dirigió donde estaba su verdadero padre, le dijo entre susurros: -Hijo mío, yo soy tu verdadero padre, el que está adentro es un espíritu que quiere hacernos daño, diles a tus hermanos y hermanas que empiecen a salir de la choza uno por uno, el espíritu no debe darse cuenta de lo que está pasando-.

El niño le creyó y asintió con la cabeza, poco a poco empezaron a salir sus hermanos y hermanas, sin que el espíritu maligno se percatara de lo que estaba sucediendo.

La madre de los pequeños, como ya era tarde, fue en búsqueda de los niños para hacerlos nuevamente ingresar, una vez que estuvo afuera con sus hijos, el padre verdadero se levantó y corrió junto a ellos, les pidió que corrieran hacia el próximo poblado, les advirtió que su vida estaba en peligro si no lo hacían.

Toda la familia empezó a correr muy angustiadas, el demonio se percató de lo ocurrido y soltó un grito tenebroso, al escucharlo,  la familia empezó a gritar desesperada y angustiosamente.

Los ancianos y shamanes de la selva escucharon el grito del espíritu, supieron lo que estaba sucediendo, tomaron sus bastones y salieron corriendo para brindar su ayuda.

Los shamanes se prepararon, prendieron una gran fogata, las llamas se expandían en el cielo, empezaron a invocar a los espíritus del bien, la naturaleza vibraba al escuchar los cantos shamánicos, necesitaban toda la ayuda posible para enfrentar y capturar al poderoso espíritu del mal.

Cuando el espíritu maligno llegó,  lo sujetaron entre todos, rápidamente lo envolvieron con lianas tomadas de los árboles, desconcertado sin saber lo que ocurría cayó de rodillas al suelo y fue inmovilizado por los ancianos y guerreros del lugar.

Ya atrapado, el anciano pidió que lo llevaran a la hoguera, allí lo empezaron a quemar, los conjuros y los ritos eran cada vez más intensos, el demonio empezó a tratar de desatarse mientras rugía, su cuerpo se transformaba en toda clase de seres inimaginables, estaba intentando huir.

Sus gritos eran tan fuertes que los animales que estaban cerca, temerosos detrás de los árboles miraban lo que estaba ocurriendo, los aldeanos  estaban presenciando muy de cerca el vencimiento del  bien sobre el mal.

El sabio de la aldea tomó su bastón y lo puso con firmeza en la tierra, toda la selva quedó en silencio, dijo con voz ronca y fuerte: –Sólo quemándolo, venceremos al maligno-. Hizo una pausa, cerró sus ojos y continuó: -luego sus cenizas deberán ser arrojadas al río más caudaloso y profundo del bosque, este río se encuentra a dos semanas de camino, la luna y las estrellas guiarán a los guerreros que llevarán sus restos-.

Los maderos seguían siendo colocados en la hoguera, el espíritu seguía siendo quemado, solo se escuchaba las brazas y los gritos de furia del espíritu, las invocaciones y cantos pararon, el espíritu había muerto.

Las mujeres de la aldea entregaron a los sabios una cerámica de barro muy grande, elaborada por las ancianas del lugar, pusieron las cenizas del espíritu y  cubrieron la cerámica con grandes hojas, las amarraron y protegieron que las cenizas no se dispersaran en el ambiente, sabían que podía ser muy peligroso.

Una vez almacenado y asegurado, eligieron a dos jóvenes para llevar la pesada cerámica, su destino sería el río más distante de la aldea.

Los dos jóvenes caminaron toda la noche y todo el día, la cerámica era llevada con mucho cuidado, cruzaban ríos, trepaban árboles caídos, caminaban por pantanos peligrosos, soportaron los intensos calores, en el trayecto, durante una semana, vencieron todas las adversidades que se les presentaba.

Al empezar su última semana de camino, empezaron a debilitarse; no habían probado alimento;  sus fuerzas se agotaron; cada vez más, sentían que la cerámica aumentaba su peso; la debilidad y la pereza estaba invadiéndolos.

Descansaban con frecuencia; buscaban alimento y no lo encontraban; solo se alimentaban de algunas raíces que lograban encontrar escarbando de entre la tierra; uno de ellos le propuso al otro amigo: – Estoy cansado y sé que tu también lo estás, que te parece si arrojamos la cerámica en el abismo, nadie se dará cuenta, además, ya a ninguna persona podrá hacerle daño el maligno, solo están sus cenizas, yo mismo lo vi cuando lo quemaron-.

A su amigo, le pareció bien,  juntos levantaron la cerámica y con todas sus fuerzas, la arrojaron al abismo.

Para mala suerte de los muchachos, la vasija no cayó en el abismo, sino que se estrelló en un gran árbol que había crecido en medio de la quebrada, la cerámica estalló y una ventisca muy fuerte hizo que la ceniza empezara a dispersarse por toda la selva.

A los muchachos no les importó lo que había pasado, hasta que miraron con temor, como las cenizas empezaron a convertirse es pequeños seres, insectos que jamás habían visto antes, eran arañas que empezaron a trepar sobre sus cuerpos, miles de ellas; el viento intensificaba su fuerza y empezó a aparecer variedad de abejas, estaban inundando todo el lugar.

Las cenizas seguía dispersándose en el bosque, aparecieron millones de mosquitos, eran los más numerosos y sonoros.

Durante toda la tarde, todos los insectos que hoy conocemos, inundaron la selva, volaban en todos los sentidos y cubrieron todos los árboles y orificios, nada en la selva quedó fuera de su alcance.

Los muchachos, empezaron a correr aterrados por los insectos, jamás regresaron a la aldea.

Desde entonces, los aldeanos aprendieron a vivir junto a toda clase de insectos, el anciano de la aldea, sabía para sus adentros, por qué nunca regresaron los jóvenes guerreros a la aldea y cómo se habían creado los insectos.

 

@Copyright 2012

8 comentarios sobre “Aparecieron los insectos

  1. Esta lectura me parecio muy interesante ya que da a conocer como se crearon esos pequeños animales que rodean toda la selva y en algunos casos son causa de enfermedades puenso que es muy importante para todos saberlo y me gusto mucho

  2. La verdad es que, por más que la leyenda sea atrapante en su historia y que maraville la manera con la que es narrada la historia, pero no me gustó el hecho de que los insectos sean producto de un espíritu malvado, todo lo contrario, para mi fueron creados con el mismo amor y cariño de Gaia, y se puede apreciar en la belleza de una Mantis Religiosa, o en el milagro de la metamorfosis de una oruga. Bueno esa es mi opinión.

  3. MUY INTERESANTE ESTA LECTURA, CON UNA REDACCION ESPECTACULAR QUE CAPTA LA ATENCION DEL LECTOR. DE IGUAL MANERA LA IMPORTANCIA QUE TIENE RESCATAR LAS LEYENDAS NUESTRAS Y QUE SE SIGAN TRANSMITIENDO DE GENERACION EN GENERACION…!!!🙂

  4. Paúl, amigo, hermano que gusto encontrarme con este rincón virtual, donde compartes esta sabiduría ancestral tan necesaria y tan poco conocida.

    Me alegra también, que la vida nos sincroniza otra vez en situaciones de experiencia de vida y trabajo.

    Jóse

    JLER

Deja un comentario, muchas gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s